Desde invadir el sentido contrario para adelantar hasta zigzaguear entre vehículos, los comportamientos peligrosos pueden tener consecuencias fatales para los motoristas. En la Fundación AMV apostamos por una conducción racional para que la experiencia de montar en moto sea más placentera y segura.

A la hora de redactar el presente post, la Dirección General de Tráfico (DGT) tenía en agenda realizar una serie de modificaciones en el Reglamento General de Conductores encaminados a reforzar la formación vial con el objetivo de reducir la siniestralidad en la red viaria española.

Entre los cambios que desea introducir el organismo autónomo dependiente del Ministerio del Interior destaca ofrecer una nueva visión de accidente de tráfico a los alumnos que pasen por la autoescuela. Concretamente, concienciarles de que sus conductas y decisiones son las que pueden evitar u ocasionar un siniestro.

Además, los interesados en obtener alguno de los permisos de conducción de motos tendrían que realizar una formación específica en la que se tratarían los siguientes contenidos:

  • Los peligros que conlleva la conducción de motos.
  • Las técnicas de conducción.
  • Los principales factores de riesgo asociados a la conducción de este tipo de vehículos.
  • Los elementos de seguridad.

Antes de la posible aprobación y entrada en vigor de las modificaciones propuestas, y con el fin de contribuir a que se registren menos accidentes de tráfico en un colectivo tan vulnerable como el de los motoristas, desde la Fundación AMV recordamos cuáles son, a juicio de la DGT, algunos de los comportamientos más peligrosos de los conductores de motos y ciclomotores.

ADELANTAR SIN MARGEN LATERAL DE SEGURIDAD

Está claro: la maniobra de adelantamiento es una de las más peligrosas. Por ello, a la hora de realizarla se han de extremar las precauciones y cumplir las normas de tráfico. Estas últimas indican que:

  • En ciudad, los motoristas deben adelantar con un margen lateral de seguridad proporcional a la velocidad y a la anchura y características de la calzada.
  • Y en carretera, según el Reglamento General de Circulación, tendrán que llevar a cabo la maniobra con una separación lateral de, al menos, 1,50 metros.

ADELANTAR POR LA DERECHA

Continuando con los adelantamientos, estos siempre han de efectuarse por la izquierda. Así queda reflejado en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. A pesar de ello, algunos conductores utilizan los carriles de la derecha para adelantar, generando una situación de riesgo. Solamente puede adelantarse por la derecha:

  • Si existe espacio suficiente, y adoptando las máximas precauciones, cuando el vehículo al que se desee adelantar indique claramente su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado.
  • En ciudad, en las calzadas con, al menos, dos carriles por sentido y delimitados por marcas longitudinales, siempre que no suponga un peligro para los demás usuarios.

ZIGZAGUEAR ENTRE VEHÍCULOS

Ya que hemos hecho referencia a la circulación en ciudad, entre las malas prácticas de algunos motoristas se encuentra el zigzagueo entre vehículos. Tanto si estos últimos están detenidos como circulando, serpentear con la intención de adelantar posiciones es un comportamiento sumamente peligroso que puede ocasionar un accidente.

INVADIR EL CARRIL DE SENTIDO CONTRARIO

Igualmente, otro comportamiento peligroso es invadir el carril de sentido contrario para adelantar, una infracción muy grave castigada con una elevada sanción económica y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

Salvo que la señalización lo autorice, esta maniobra no puede realizarse bajo ningún concepto, ya que podría dar lugar a la colisión del motorista con un vehículo que circula de frente o a que este último sufriese u ocasionase un accidente al tratar de esquivarle.

CIRCULAR A UNA VELOCIDAD INADECUADA

En moto, tan peligroso es circular a una velocidad excesiva como demasiado baja. En el caso de la primera, abusar del gas y sobrepasar los límites establecidos puede tener consecuencias legales muy negativas: desde la pérdida de entre dos y seis puntos del carnet de conducir hasta una pena de prisión.

Y no sólo eso: conviene recordar que la velocidad excesiva o inadecuada sigue siendo una de las principales causas de los accidentes de tráfico. Por dicho motivo, desde la DGT hacen hincapié en que una velocidad adecuada debe ser considerada un factor protector en la circulación.

VELOCIDAD EXCESIVA EN ÁREAS RESIDENCIALES

Como hemos visto, la velocidad inadecuada es un factor de riesgo. Y no solamente en carretera. Abusar del acelerador en ciudad, además de ser motivo de sanción, puede causar un atropello a un peatón o una colisión con otro vehículo. Al respecto, después de modificarse el límite de velocidad en carreteras convencionales, el próximo paso podría ser establecer una limitación de 30 km/h en ciudad a nivel nacional.

INVADIR EL ARCÉN SIN AUTORIZACIÓN

Salvo por razones de emergencia –como circular a una velocidad reducida que suponga un riesgo para el resto de conductores–, los motoristas no están autorizados a utilizar el arcén. Sin embargo, algunos lo invaden para, por ejemplo, avanzar posiciones en un atasco. Una conducta que, además de sancionable, es peligrosa.

Por el contrario, el Reglamento General de Circulación señala que, por norma general, los ciclomotores circularán por el arcén de su derecha siempre que sea transitable. De no ser posible, utilizarán la parte imprescindible de la calzada.

CAMBIAR DE SENTIDO EN LUGARES NO PERMITIDOS

Los cambios de sentido tienen que efectuarse en lugares adecuados, previa señalización y sin poner en peligro ni obstaculizar a otros usuarios de la vía. Y no podrán realizarse en pasos a nivel, túneles, autopistas y autovías –salvo en los lugares habilitados para dicho fin–, curvas y rasantes con poca visibilidad.

Conviene tener claro que cambiar de sentido en lugares no permitidos es una maniobra muy peligrosa que es considerada una infracción grave. En la actualidad, conlleva la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

CIRCULAR CON GRUPOS ÓPTICOS DEFECTUOSOS

En los últimos años se ha incrementado el número de defectos graves y leves de motos y ciclomotores al pasar la ITV. Y muchos están relacionados con los grupos ópticos, esenciales para ver lo que sucede en la calzada y también para ser vistos. Ciertamente, conducir con alguna luz fundida es un comportamiento peligroso.

Sin duda, la moto es protagonista de la movilidad sostenible y un medio de transporte ideal para viajar. Pero si nuestro comportamiento al manillar es peligroso, acabaremos sufriendo un accidente y poniendo en riesgo al resto de usuarios de la vía. Por el contrario, una conducción racional hará que nuestra experiencia sea mucho más placentera y segura.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania