La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) evita miles de accidentes de tráfico al año. Pero, ¿cuándo tienen que pasarla las motos y los ciclomotores? Si aún no lo sabes, te explicamos todos los detalles que debes considerar para circular con seguridad.

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 2344/1985, los turismos, las motocicletas, las furgonetas, los autobuses, etc., que circulan por nuestro país deben pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Y están obligados a hacerlo periódicamente, en función de su antigüedad, con el objetivo de verificar que sus principales componentes de seguridad se encuentran en un estado óptimo.

Gracias a las inspecciones que se llevan a cabo en las estaciones de ITV, se evitan muchos accidentes de tráfico con víctimas mortales o heridos de consideración. Pero, a pesar de ello, todavía son muchos los conductores irresponsables que se la juegan y circulan sin haber pasado la ITV, con el riesgo que eso conlleva para todos los usuarios de las vías públicas.

En concreto, según recuerdan desde la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), en torno al 20% del parque de vehículos circula sin haber pasado la ITV. Un porcentaje que casi alcanza el 60% en el caso de las motocicletas.

¿CUÁNDO SE DEBE PASAR LA ITV?

Si nos centramos en las motos y los ciclomotores, estos vehículos están obligados a acudir a una estación de ITV con la siguiente periodicidad:

  • Motocicletas. Una vez que hayan transcurrido cuatro años desde su matriculación, deben pasar la ITV cada dos años.
  • Ciclomotores. Al cumplir tres años desde que son matriculados, tienen que pasar la ITV cada dos años.

¿ES ACONSEJABLE LA REVISIÓN PRE-ITV?

Y llegado el caso de tener que pasar la ITV, es muy recomendable acudir a un taller de confianza para que revisen nuestra moto o ciclomotor. Siempre que no sea necesaria ninguna reparación, las revisiones pre-ITV suelen ser económicas. Y al ser realizadas por profesionales, facilitan acudir a la inspección con la tranquilidad de saber que el vehículo no presenta defectos y se encuentra en perfecto estado de revista.

¿CUÁLES SON LOS DEFECTOS GRAVES MÁS HABITUALES?

En la revisión pre-ITV verificarán desde el número de bastidor hasta la placa de la matrícula, pasando por los grupos ópticos, los neumáticos, los frenos, las suspensiones, la dirección o los espejos retrovisores. Y si bien es cierto que algunos problemas pueden detectarse fácilmente –por ejemplo, una luz fundida–, no lo es menos que otros componentes tienen que ser inspeccionados por personal cualificado que disponga de las herramientas adecuadas.

A la hora de pasar la ITV, estos son algunos de los defectos graves que suelen detectarse en las estaciones:

  • El alumbrado y la señalización (sobre todo en motos y ciclomotores).
  • Problemas en el motor.
  • El equipo de frenos.
  • Los ejes, los neumáticos y la suspensión.
  • Las emisiones contaminantes.

¿ES NECESARIO SOLICITAR CITA PREVIA EN LA ITV?

Una vez realizada la revisión pre-ITV tocará acudir a una estación con el objetivo de pasar la correspondiente inspección técnica. Para ello, lo primero será elegir un centro próximo a nuestro domicilio, trabajo, lugar de estudios, etc. Y después es aconsejable solicitar cita previa para evitar tener que esperar mucho tiempo hasta que nos atiendan.

En la búsqueda de estaciones de servicio, y antes de confirmar la cita previa, también es conveniente preguntar cuáles son las tarifas y descuentos aplicables. En algunos centros existen precios especiales en franjas horarias concretas que nos permitirán ahorrarnos un dinerito.

DOCUMENTOS: ¿CUÁLES HAY QUE PRESENTAR?

Con la moto o ciclomotor a punto, y la cita previa confirmada, tendremos que acudir a la estación de ITV en la fecha y hora previstas. Pero antes de desplazarnos al centro será preciso comprobar que llevamos todos los documentos que nos van a exigir:

  • El permiso o licencia de circulación del vehículo.
  • La tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos.
  • El carnet de conducir en vigor.
  • El DNI del conductor (sólo en algunas provincias).

¿QUÉ SUCEDE SI EL VEHÍCULO NO ESTÁ ASEGURADO?

Aunque ya no hay que presentar el recibo que acredita tener contratado el seguro obligatorio, sí es conveniente llevarlo con el resto de papeles de la moto o el ciclomotor. En el supuesto de que no sea así, los empleados de las estaciones de ITV podrán realizar dicha comprobación telemáticamente a través del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA). Al respecto:

  • Si nuestro vehículo carece de seguro no podremos pasar la ITV y en la estación nos darán un plazo de 30 días para suscribir una póliza.
  • Y pasados dos meses sin acreditar su aseguramiento, la ITV comunicaría a la Dirección General de Tráfico (DGT) dicha situación.

Quienes no hayan contratado el seguro obligatorio pueden enfrentarse a la inmovilización y depósito del vehículo y a sanciones que oscilan entre 601 y 3.005 euros.

RESULTADOS DE LA ITV: ¿CUÁLES SON?

Suponiendo que tengamos toda la documentación en regla, pasaremos con nuestro vehículo a la línea de inspección. Y una vez que revisen nuestra moto o ciclomotor, los resultados de la ITV pueden ser tres:

  • Favorable:
    • Este resultado significa que habremos superado la ITV con éxito.
    • Si el vehículo presentase algún defecto leve, deberíamos subsanarlo pero no estaríamos obligados a volver a pasar la ITV.
    • El resultado quedará registrado en la ficha técnica, donde también se reflejará la fecha de la próxima inspección.
    • Y la pegatina acreditativa que nos entreguen tendremos que colocarla en un lugar visible de la moto o el ciclomotor.
    • No cumplir con dicho requisito es motivo de sanción económica.
  • Desfavorable:
    • Aquí los técnicos habrán detectado defectos que deben repararse.
    • En la ITV nos indicarán qué plazo tendremos para subsanarlos.
    • Durante dicho periodo no podremos circular con el vehículo, salvo para ir de la estación de ITV al taller y viceversa. De lo contrario, seremos sancionados.
    • Y una vez realizadas las reparaciones pertinentes, tocará volver a una estación.
    • Si no acudimos, en la ITV propondrán a Tráfico que el vehículo sea dado de baja.
    • Y si nos presentamos fuera de plazo, la inspección que hagan a nuestra moto o ciclomotor será completa.
  • Negativo:
    • Este es el peor de los resultados posibles. Por sus defectos graves, nuestra moto o ciclomotor representará un peligro.
    • Por dicho motivo, su transporte al taller tendrá que hacerse en una grúa.
    • Entonces, convendrá plantearse si merece la pena sufragar las reparaciones, y volver a la ITV en el plazo que nos indiquen, o dar de baja el vehículo.
    • Está prohibido circular con un vehículo cuyo resultado en la ITV haya sido negativo. Y dicha conducta es sancionable.

Una vez que tenemos claro cuándo debemos pasar la ITV de nuestra moto o ciclomotor, conviene no jugársela. Preocuparse periódicamente del mantenimiento del vehículo, realizar una revisión pre-ITV, tener todos los papeles al día y haber suscrito el seguro obligatorio nos evitará más de un disgusto.

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania