Los flancos de los neumáticos presentan una serie de códigos de números y letras. Pero, ¿cómo se leen? Desde la Fundación AMV ayudamos a interpretarlos y brindamos unos consejos prácticos para prolongar la vida útil de un componente esencial del denominado triángulo de la seguridad vial.

New car tire in rain.

Junto a las suspensiones y los frenos, forman parte del denominado triángulo de la seguridad vial. Y son el único componente del vehículo que está en contacto con el suelo. De ahí la importancia de que se encuentren siempre en perfecto estado de revista. Nos referimos a los neumáticos, a los que muchos conductores no prestan la atención que se merecen.

Tanto es así que desconocen qué significan los números y letras que aparecen marcados en el flanco de las cubiertas. Se trata de una obligación internacional que posibilita conocer desde la anchura de un neumático hasta la semana y el año de su fabricación. Unos códigos a los que en 2012 se sumó un etiquetado que facilita saber qué tipo de producto se está adquiriendo.

DIMENSIONES, ÍNDICE DE CARGA Y CÓDIGO DE VELOCIDAD

Centrándonos en los códigos del flanco de los neumáticos, el primero que aparece es el relativo a las dimensiones de la cubierta. Tomando como ejemplo 195/55 R15 85 H, esta referencia nos aporta los siguientes datos:

  • 195. Es la anchura de sección del neumático. En este caso, la cubierta tiene 195 mm de ancho.
  • 55. Indica la relación entre la altura del flanco y la anchura de la sección del neumático expresada en porcentaje. En este ejemplo, la altura del flanco corresponde al 55% de su anchura.
  • R. Esta letra significa que el neumático tiene una estructura radial. En la actualidad, la mayoría de los neumáticos en circulación posee este diseño.
  • 15. Refleja el diámetro de la llanta en pulgadas.
  • 85. Esta cifra permite conocer el índice de carga, esto es, la carga máxima que el neumático puede soportar cuando está inflado a la presión máxima de seguridad. En nuestro ejemplo, el número 85 nos señala que la carga máxima soportada es de 515 kg/neumático.
  • H. Y por lo que respecta a la letra que cierra el primer conjunto de números y letras del flanco, hace referencia a la velocidad máxima a la que puede circular el neumático con seguridad. Al igual que sucede con el índice de carga, para el código de velocidad existe una tabla de correspondencias. En el caso que nos ocupa, la letra H indica una velocidad de 210 km/h.

Además de en el flanco del neumático, estas referencias se encuentran en el manual de los vehículos, en el que también podremos consultar las presiones recomendadas por el fabricante.

OTRAS INSCRIPCIONES DE INTERÉS

Y junto al principal código de lectura que todos los conductores tendrían que conocer, en las cubiertas deben o pueden aparecer otras inscripciones de interés. Entre ellas:

  • Homologación ECE. Es obligatoria en los neumáticos que se venden en Europa. Se representa por la letra E acompañada de un número que indica dónde ha sido fabricado el neumático (en el caso de España sería E9).
  • Código UTGQ. Se trata de un marcaje destinado a los neumáticos que se comercializan en EEUU. Teniendo en cuenta que los principales fabricantes están presentes en el mercado norteamericano, no es extraño encontrarlo en las cubiertas vendidas en Europa.
  • Inscripciones de invierno. Para diferenciarlos de los convencionales, los neumáticos de invierno suelen estar identificados con el marcaje M+S (Mud and Snow o Barro y Nieve) y un pictograma que representa una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior.
  • Indicadores de desgaste. Con el objetivo de facilitar la localización de los testigos de desgaste ubicados en la banda de rodadura, los fabricantes colocan su logotipo, un triángulo o las siglas TWI (Tread Wear Indicator o Indicador de desgaste de la banda de rodadura) en el flanco del neumático.
  • Tubeless. Hoy en día, los neumáticos más comunes son los que carecen de cámara de aire (Tubeless).

Asimismo, el flanco de un neumático puede ofrecernos información relativa a sus componentes, indicarnos si se trata de una cubierta recauchutada o señalarnos si ha sido desarrollado específicamente para un fabricante de vehículos.

¿LOS NEUMÁTICOS TIENEN CADUCIDAD?

Y no menos importante, los códigos que aparecen en el flanco de un neumático nos permiten saber cuándo se fabricó. Concretamente, después de las siglas DOT, correspondientes al Departamento de Transporte de EEUU, encontraremos bloques de números y letras. Pues bien: el último de ellos nos indica la semana y el año en que fue fabricado. Por ejemplo, si figuran los números 3316 significará que el neumático se fabricó en la semana 33 del año 2016.

Es importante saberlo, puesto que, aunque se encuentren en aparente buen estado, los expertos recomiendan cambiar los neumáticos trascurrido cierto tiempo. En este sentido, desde la Organización Técnica Europea de Neumáticos y Llantas nos brindan las siguientes recomendaciones:

  • Cuando los neumáticos cumplan cinco años desde su montaje en el vehículo, deben ser revisados por un especialista, al menos, una vez al año.
  • Y al cumplir 10 años, es aconsejable cambiarlos aunque visualmente parezcan encontrarse bien y sin signos de desgaste.

Tomando como referencia las fechas de fabricación y de montaje en el vehículo, los profesionales de un centro especializado serán los encargados de recordarnos cuándo es necesario cambiar los neumáticos.

¿PARA QUÉ SIRVE LA ETIQUETA EUROPEA?

Y en el supuesto de tener que adquirir unos neumáticos nuevos, es importante saber interpretar la información reflejada en la etiqueta europea. Se trata de una pegatina adherida a la cubierta que contiene las siguientes referencias:

  • Eficiencia de combustible. La resistencia a la rodadura y la deformación se relacionan directamente con el consumo de combustible. En la escala existente, la letra A (color verde) representa la calificación máxima en lo relativo al ahorro de combustible y la reducción de emisiones de dióxido de carbono.
  • Adherencia en superficie mojada. Según la clase de neumático elegido, las distancias de frenado en asfalto mojado varían notablemente. Al igual que en el apartado anterior, la letra A representa la calificación máxima.
  • Ruido ambiental. Indica el ruido de rodadura exterior expresado en decibelios y en el número de ondas de un altavoz (una onda representa el ruido mínimo).

CONSEJOS BÁSICOS PARA CUIDAR LOS NEUMÁTICOS

Sin duda, los neumáticos juegan un papel esencial en la seguridad vial. Por ello, tan importante como saber leer sus flancos y la etiqueta europea lo es poner en práctica una serie de consejos para prolongar su vida útil.

1. Verificar periódicamente el desgaste y la profundidad de los neumáticos.

2. Comprobar su presión de inflado todos los meses y antes de un viaje siguiendo las indicaciones del fabricante del vehículo.

3. Conducir suavemente y sin brusquedades. Y tener cuidado con los bordillazos y los obstáculos que podamos encontrarnos en el camino.

4. Si el vehículo está mucho tiempo parado, es aconsejable moverlo cada 15 días para que la superficie de contacto varíe y no se deformen los neumáticos.

5. En el caso de cambiar los neumáticos en verano y en invierno, hay que almacenar los que no se utilicen en un espacio seco y ventilado, sin elevadas temperaturas y protegidos de la luz solar y de la lluvia. Y también se deben preservar de productos químicos, disolventes o hidrocarburos y de objetos punzantes.

6. Ante cualquier duda, lo mejor es acudir a un taller especializado. Sus profesionales nos asesorarán. Y llegado el momento de cambiar los neumáticos, se encargarán del montaje, el equilibrado y la alineación de las ruedas (paralelo).

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania