Cada vez son más quienes apuestan por “las dos ruedas” para realizar sus desplazamientos. Y también quiénes se animan a llevar a sus niños en moto al colegio. En este último caso es preciso conocer la normativa y poner en práctica una serie de consejos para hacerlo de forma segura.

Llevar niños en moto

Tras las vacaciones, los ciudadanos inician su particular “vuelta al cole”. En el caso de los autorizados a conducir vehículos a motor, cada vez son más los que deciden “aparcar” el coche y realizar sus desplazamientos urbanos en moto –sobre todo, en scooters de 125 cc–. Algo lógico si se tienen en cuenta sus principales ventajas. Al respecto, según recuerdan desde la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), las motos, en comparación con otros vehículos, son:

  • Menos contaminantes. En concreto, los modelos de gasolina emiten 72 gramos de dióxido de carbono (CO2) por pasajero y kilómetro, cifra claramente inferior a los 104 gramos de un turismo. Ello posibilita que las motos sean menos discriminadas en las restricciones de tráfico por episodios de alta contaminación. Por cierto, ¿sabes qué etiqueta medioambiental le corresponde a tu moto?
  • Más rápidas, ya que contribuyen a reducir el tiempo de los recorridos entre un 50% y un 75%.
  • Menos “tragonas”: con 100 euros de gasolina permiten recorrer hasta 3.000 kilómetros.

Pero, además de los apuntados por Anesdor, las motos aportan otros beneficios igual de convincentes llegado el momento de “rascarse” el bolsillo:

  • El precio de una moto es más asequible que el de un automóvil.
  • El seguro obligatorio también es más económico.
  • A la hora de pasar por el taller, los gastos en mantenimiento o reparaciones son inferiores.
  • Y lo mismo sucede al aparcar, ya que en las grandes ciudades se suelen habilitar espacios específicos para las motos.

Queda claro, pues, que las motos son ideales para desplazarse al trabajo o la universidad. Y ya puestos, para llevar a los niños al colegio. Pero, ¿qué dice la normativa? ¿Los menores que vayan en moto han de ir equipados? ¿Es preciso contar con un seguro especial?

Niños en moto: ¿qué dice la normativa?

La normativa encargada de esclarecer cómo se deben transportar a los niños en moto es el Reglamento General de Circulación. Según el artículo 12 (Normas relativas a ciclos, ciclomotores y motocicletas) del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial:

  1. Las motos que, por construcción, no puedan ser ocupadas por más de una persona podrán transportar, siempre que el conductor sea mayor de edad, un menor de hasta 7 años en un asiento adicional homologado.
  2. En los ciclomotores y en las motos, siempre que así conste en la licencia o permiso de circulación, se podrá transportar a un pasajero mayor de 12 años. Este último tendrá que utilizar un casco homologado y viajar de la siguiente forma: sentado a horcajadas, detrás del conductor, y con los pies apoyados en los reposapiés laterales. Está prohibido que el pasajero viaje ubicado entre el conductor y el manillar.
  3. De manera excepcional, la normativa autoriza a transportar en ciclomotor o motocicleta a mayores de 7 años por su padre, madre o tutor, así como por personas autorizadas por ellos. En dicho supuesto, el pasajero tiene que utilizar un casco homologado.
  4. En ningún caso se podrá transportar a los niños en remolques o semirremolques.

De la teoría a la práctica: consejos a tener en cuenta para llevar niños en moto

Muy bien: ya sabemos qué dice el Reglamento General de Circulación sobre el transporte de menores en moto. La normativa nos permite llevar a los niños en nuestro ciclomotor o motocicleta siempre que cumplamos una serie de requisitos. Y para ello, es preciso considerar las siguientes cuestiones:

  • En primer lugar, tal y como nos indica el apartado 1 del artículo 12 del Reglamento, tendremos que comprobar si nuestro vehículo puede transportar a dos ocupantes. Es muy importante realizar esta verificación, puesto que algunos modelos, a pesar de contar con un asiento amplio, no están homologados como biplazas.
  • Para realizar dicha comprobación tendremos que mirar los papeles del vehículo. Concretamente, el permiso de circulación. En este documento, dentro del apartado S.1 debe aparecer un 2 (este número indica que el ciclomotor o la moto está homologado como biplaza).
  • De cara a incrementar su seguridad, para los menores de 12 años es aconsejable adquirir un prolongador o un asiento especial homologados. En el caso de este último, de fácil anclaje, cuenta con reposapiés regulables e impide que el pasajero pueda resbalar lateralmente.
  • En los supuestos excepcionales en los que un padre, una madre o un tutor deleguen el transporte de un mayor de 7 años a un tercero, el conductor tendrá que estar autorizado por ellos. Y no menos importante, ser titular de una licencia o un permiso de conducción que le habilite para dicho fin.
  • Otra obligación relevante del Reglamento General de Circulación es la relativa a la ubicación del pasajero: en un asiento adicional homologado o detrás del conductor. Nunca se transportará a un niño en un remolque o semirremolque o situado entre el conductor y el manillar.
  • Al igual que sucede con los conductores, los pasajeros también deben viajar equipados correctamente. Además del casco homologado, es vital que los menores vayan provistos de chaqueta o guantes con protecciones. En los establecimientos especializados existe una amplia y variada oferta de complementos moteros para ellos.
  • Por supuesto, es muy importante que el ciclomotor o la moto estén asegurados. En caso de accidente, el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil se encargará de cubrir la asistencia que precise el menor.

¿Cómo se debe conducir una moto con pasajero?

Desde la Fundación AMV ya habíamos explicado cómo se debe conducir una moto con pasajero. Normalmente, este tipo de información está orientada a los “paquetes” adultos, si bien algunas de las recomendaciones pueden aplicarse a la conducción con menores. Pero como en esta ocasión los protagonistas son los niños, hemos seleccionado una serie de consejos específicos:

  • Antes de nada, nuestro ciclomotor o motocicleta debe encontrarse en perfecto estado de revista. La seguridad comienza por el mantenimiento. Solamente así evitaremos disgustos y averías.
  • Con un menor a bordo se ha de ser doblemente responsable al manillar. Y recordar que la velocidad excesiva o inadecuada y no respetar las señales de tráfico son algunas de las causas que ocasionan más accidentes de tráfico en el colectivo de los motoristas.
  • En los trayectos urbanos se debe guardar un mayor margen de seguridad con el resto de vehículos (tanto con los que circulan como los que están aparcados).
  • Un “paquete” requiere una conducción más suave. Primero, por seguridad. Y después, para no impresionar al pasajero. Si el niño tiene una experiencia negativa, sus desplazamientos en moto pueden acabar siendo una pesadilla para él.
La Fundación AMV apuesta por la educación vial

Y una vez que los niños hayan llegado al centro de estudios, es posible que algunos de ellos participen en el Proyecto de Educación Vial para Jóvenes. A través de esta iniciativa, reconocida con el ‘Premio Fomento de la Seguridad Vial en los Jóvenes’ que otorga la Fundación Deporte Alcobendas (Fundal), la Fundación AMV acerca la educación vial a los estudiantes.

Durante el curso 2017/2018, más de 700 alumnos participaron en las charlas impartidas en una decena de centros educativos. El Proyecto de Educación Vial para Jóvenes llegará a nuevos colegios e institutos de la geografía española en el curso 2018/2019.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *