En torno a los quads surgen muchas dudas. A través del presente artículo intentamos despejarlas y, además, ofrecer una serie de consejos para que la experiencia a sus mandos sea divertida y, sobre todo, segura.

En los últimos años, los quads se han convertido en una alternativa de ocio o competición muy apreciada por muchos usuarios y pilotos. Pero al no ser tan populares como las motos, estos vehículos generan no pocas dudas e inquietudes entre el gran público, que desconoce cómo son y, en un destacado porcentaje, los considera peligrosos.

Por ello, a través del presente artículo pretendemos dar respuesta a algunas de las preguntas que suelen surgir a la hora de hablar de los quads. Por ejemplo, ¿son todos iguales? ¿Pueden conducirse sin carnet? ¿Sus usuarios están obligados a utilizar el casco? ¿Un quad tiene que pasar la ITV? ¿Es cierto que deben asegurarse? Y no menos importante: ¿cómo deben pilotarse para disfrutar de ellos con seguridad?

¿Existen diferentes tipos de quad?

Según el Diccionario de la Lengua Española, un quad es un “vehículo todoterreno de cuatro ruedas similar a una motocicleta”. Pero entre los recursos didácticos de la Dirección General de Tráfico (DGT) figura un documento dedicado a los quads que, como punto de partida, incluye una definición más precisa: “Los quads son vehículos de cuatro o más ruedas que no tienen carrocería, cuyo sistema de dirección es un manillar y están dotados de un sillín donde el conductor va sentado a horcajadas”.

En cuanto a la primera de las preguntas que se planteaban, todos los quads, al igual que las motos, no son iguales. Y por lo que respecta a la segunda, ninguno puede conducirse sin carnet. A grandes rasgos, a continuación repasamos los distintos tipos de quad existentes, sus principales características y los permisos necesarios para conducirlos.

  • Cuadriciclos ligeros

Con una masa en vacío inferior a 350 kilos –sin contar la correspondiente a la de la batería en el caso de los quads eléctricos–, de serie no pueden desarrollar una velocidad superior a 45 km/h –limitada a 40,5 km/h en el supuesto de arrastrar un remolque o semirremolque durante el día–. Y en el apartado mecánico, su motor de explosión debe tener una cilindrada inferior o igual a 50 cc –para otro tipo de propulsores, la potencia máxima neta ha de ser inferior o igual a 4 kW–. Los cuadriciclos ligeros tienen permitida la circulación por todo tipo de vías –a excepción de autopistas y autovías– y para conducirlos es preciso ser titular del carnet AM, A1, A2, A o B.

  • Cuadriciclos no ligeros

Su masa en vacío –sin incluir la correspondiente a la de la batería si se trata de vehículos eléctricos– ha de ser inferior o igual a 400 kilos, pudiendo llegar a los 550 kilos si su uso está destinado al transporte de mercancías. El motor de los cuadriciclos no ligeros tiene que entregar una potencia máxima neta inferior o igual a 15 kW y su velocidad máxima no puede exceder los 70 km/h –limitada a 63 km/h si arrastran un remolque–. Y en lo relativo a su uso, se les autoriza a circular por todo tipo de vías y su conducción está reservada a los poseedores del carnet B.

  • Vehículos especiales

Por último, los quads considerados vehículos especiales, destinados a determinados servicios, pueden tener más de cuatro ruedas y circular sin limitaciones dentro de sus radios de acción cuando sus masas o dimensiones no superen las establecidas en el Reglamento General de Vehículos. Por lo general, su velocidad máxima es de 45 km/h, pero si no se refleja así en la tarjeta de inspección técnica, será de 70 km/h –limitada a 25 km/h si arrastra un remolque–. Los quads que se consideran vehículos especiales se conducen con el carnet B por todo tipo de vías –a excepción de autopistas y autovías si su velocidad es inferior a 60 km/h–.

¿Es obligatorio utilizar el casco?

Efectivamente, a la hora de conducir un quad debemos hacer uso del casco. Según el artículo 118 (Cascos y otros elementos de protección) del Reglamento General de Circulación:

“Los conductores y pasajeros de motocicletas o motocicletas con sidecar, de vehículos de tres ruedas y cuadriciclos, de ciclomotores y de vehículos especiales tipo “quad” deberán utilizar adecuadamente cascos de protección homologados o certificados, según la legislación vigente, cuando circulen tanto en vías urbanas como interurbanas”.

Tal y como indica el citado reglamento, el casco ha de contar con una homologación o certificación. Para evitar ser sancionados por los agentes encargados de regular el tráfico, el casco que utilicemos al conducir un quad debe estar homologado en Europa según la norma ECE/ONU R22.05.

¿Un quad tiene que pasar la ITV?

Así es. Como cualquier otro vehículo a motor, los quads deben tener todos los papeles en regla. Y los vehículos con más de cuatro años están obligados a superar la ITV cada dos. Por cierto, en la tarjeta de la inspección técnica, dentro del apartado Clasificación del Vehículo, es donde se identifica el tipo de quad. Para ello, en el caso de los cuadriciclos ligeros los dos primeros números que figuran son el 0 y el 3, mientras que en los no ligeros se utilizan el 0 y el 6. Finalmente, los dígitos reservados para los vehículos especiales son el 6 y el 4.

¿Los quads deben matricularse y asegurarse?

Si va a conducirse por vías públicas, un quad tiene que estar matriculado. Al respecto, el color de su placa y el de los números y letras reflejados en ella varían en función del tipo de vehículo. Asimismo, según especifica la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, un quad debe asegurarse para cubrir los posibles daños que se pudiesen causar a las personas o los bienes con motivo de la circulación.

Y en el caso de carecer de matrícula, un quad para uso en vías privadas o circuitos off road también ha de contar con un seguro, ya que en dichos supuestos existe la posibilidad de causarle daños a un tercero o que el propio conductor sufra un accidente y se vea en la necesidad de recibir asistencia médica. Y al no estar matriculado, el quad habrá de transportarse en remolque u otro tipo de medio hasta el lugar donde vaya a ser disfrutado.

Consejos para conducir un quad con seguridad

Una vez que hemos despejado las principales dudas sobre los quads, es conveniente llevar a la práctica una serie de consejos para que nuestra experiencia de conducción sea divertida y, sobre todo, segura:

  • Como principio básico, si no se está familiarizado con la conducción de un quad, es muy importante realizar un curso de conducción antes de ponerse a sus mandos.
  • Aunque el casco sea el único elemento obligatorio de la equipación, es recomendable utilizar complementos específicos como chaquetas, petos, pantalones, guantes o botas. Y el protector de cuello “neck brace” nos ayudará a evitar o minimizar las lesiones cervicales en caso de caída.
  • Si está homologado para una persona, no debemos subir a un acompañante al quad.
  • Para evitar caídas innecesarias, es aconsejable conducir tranquilo y sentado.
  • Y al circular en grupo no nos “picaremos” con otros conductores de quad. Si lo que se desea es competir, lo mejor es ponerse en contacto con una federación territorial o la Real Federación Motociclista Española (RFME).
  • A diferencia de las motos, los quads se inclinan hacia el lado contrario de las curvas. Por ello, estas han de trazarse a una velocidad adecuada, y sin girar el manillar bruscamente, para evitar que el vehículo pueda quedar sobre dos ruedas o volcar. Y si una curva se aborda “con alegría”, se debe inclinar el cuerpo hacia el interior de la misma para ejercer de contrapeso.
  • En los descensos pronunciados conviene llevar una velocidad corta y dejar que el motor haga las veces de freno. Y si nos vemos en la necesidad de frenar, lo haremos sin brusquedad; de lo contrario, podríamos salir despedidos del quad “por las orejas”.
  • Esa misma suavidad ha de aplicarse en ascensos acusados, ya que un golpe enérgico de gas podría levantar el quad, volcarlo hacia atrás y dejarnos atrapados.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *