No hay motos malas, aunque sí puedes haber realizado una compra poco adecuada. Lo importante a la hora de adquirir una nueva moto es seguir una apropiada progresión de cilindrada y potencia, siempre de acuerdo con tu experiencia.

A diferencia de los coches, una moto es un vehículo inestable que se cae si no avanza. Por ello, requiere de una cierta destreza y aprendizaje. A cambio, eso sí, ofrece algo inigualable que los motoristas llamamos “el placer del equilibrio dinámico”, lo que se une también a las innegables ventajas en favor de tu movilidad (rapidez, facilidad de aparcamiento, economía, libertad de movimientos…).

A pesar de tener un carnet que te habilite legalmente para conducir una moto, tu formación real y práctica es todavía escasa, de modo que, necesitarás aumentar tu experiencia partiendo de buenas bases.

En esta serie de entregas de “Conduce Seguro en Moto” analizaremos una a una las maniobras básicas (frenada, aceleración, cambio) y también cuáles son las actuaciones correctas a los mandos de nuestras motos para ser buenos conductores.

¿Quién es un buen conductor? ¿El que mejor conduce? ¿El que más rápido va? Es el que nunca se cae y disfruta al máximo de la moto, sin aparecer jamás en las estadísticas de siniestralidad.

¿Qué moto necesitas?

A pesar de que la siniestralidad de la franja entre los 14 y los 16 años, representa sólo un 2,7% de la siniestralidad, la progresión legal de los carnets de moto en España, ha establecido en los 15 años, la edad mínima de acceso a la conducción de un ciclomotor.

El ciclomotor es la mejor herramienta de aprendizaje, para pasar a los 16 años a una moto de 125cc como máximo. Lo ideal, es empezar con un ciclomotor lo antes posible, para adquirir experiencia, y poder sacarte 1 año más tarde el carnet A1.

A los 18 años podrás obtener el carnet A2, para conducir motos con una potencia máxima de 35Kw, con una relación potencia/peso máxima de 0.2 KW/Kg y no derivadas de un vehículo con más del doble de su potencia.

Cuando lleves 2 años de experiencia con el A2, un nuevo examen te permitirá pasar al carnet A, con el que podrás conducir cualquier tipo de moto.

¡Convalídate!

Dos consejos básicos…

Si tienes carnet de moto desde hace años, pero nunca o hace mucho que no coges una moto de gran cilindrada y ahora quieres una, piensa que, aunque “ni la potencia, ni la cilindrada, ni la relación potencia/peso, son factores principales de riesgo, es muy recomendable que pases un periodo con una moto de menor cilindrada, para reacondicionar tu práctica.

No olvides que…

Si vienes “del coche” y tienes ya 3 años de experiencia y más de 21 años, puedes comprar una 125cc y llevarla con tu carnet B. Además debes saber que la siniestralidad porcentual en esta categoría es menor que la del resto del parque de motos… y menor que la de los “nuevos conductores de 125cc” que acaban de examinar y salir de la autoescuela.

No cometas el eror de:

  • Deslimitar una moto grande y saltarte la limitación legal de tu carné.
  • Pasar directamente de un pequeño scooter a una superdeportiva.
  • No seguir la adecuada progresión de moto pequeña-cilindrada media-moto grande.
  • Conducir una moto sin un máximo de respeto: no es peligrosa, aunque sí puede ser arriesgada.
  • Olvidar que la moto requiere un aprendizaje y dominio que lleve a la maestría.
  • Creer que la moto solo funciona con gasolina: también necesita conocimiento.
ficha1

 

Descargar ficha

Escrito por Pere Casas. Periodista especializado en Motociclismo. Ha sido responsable de pruebas en las publicaciones Solo Moto y Motociclismo. Piloto Campeón de España de Resistencia. Es experto en técnicas de conducción y seguridad vial en moto.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania