Los scooters de tres y cuatro ruedas aportan las mismas ventajas que los modelos tradicionales de dos ruedas y, además, transmiten una mayor seguridad a sus usuarios. A través del presente post repasamos sus principales características.

scooter-tres-ruedas
Press Piaggio Group

Entre otros contenidos de interés, en la presente sección nos hemos ocupado de los scooters de gasolina y eléctricos, algo lógico si se tiene en cuenta que se han convertido en los auténticos reyes del mercado. En el caso de los primeros –especialmente, los modelos de 125 cc–, han superado en demanda a las motocicletas de media y gran cilindrada, mientras que los segundos están llamados a ser protagonistas de la movilidad sostenible en los próximos años.

Y dentro de la oferta de los scooters, en la última década se han popularizado los de tres y cuatro ruedas. Pero, ¿a qué se debe su éxito? Pensando en quienes aún no están familiarizados con este tipo de vehículos, a través del presente post repasamos sus características, especialmente valoradas por los titulares del carnet B que deciden aparcar su coche y realizar sus desplazamientos urbanos en moto.

Scooters de tres ruedas: oferta y ventajas

Como comentábamos en el apartado anterior, el boom de los scooters con más de dos ruedas tiene su origen en la primera década del siglo XXI. Concretamente, los primeros en abrirse un hueco en el mercado fueron los de tres ruedas, cuya oferta actual es mucho más variada que la de hace 10 años. Y ello es así porque cada vez son más los fabricantes que se animan a incorporarlos a sus gamas, lo cual representa la primera de una serie de ventajas:

  • Actualmente, se comercializan scooters de tres ruedas con motores de gasolina cuyas cilindradas oscilan entre 125 y 500 cc. Y de cara a los usuarios que demandan un vehículo más ecológico, también es posible adquirir modelos eléctricos. Estos últimos, debido a las políticas de movilidad que se están impulsando en las grandes ciudades europeas, tienen aún más privilegios para circular por las áreas de bajas emisiones y en episodios de contaminación.
  • Otra ventaja destacada es que los scooters de tres ruedas de hasta 125 cc u homologados como triciclos –independientemente de su cilindrada– pueden ser conducidos por los titulares del carnet B con tres años de antigüedad. Pero llegados a este punto, conviene recordar que la conducción de un automóvil y un scooter son completamente diferentes. Por ello, desde la Fundación AMV aconsejamos a quienes no tengan la suficiente experiencia que participen en un curso de conducción segura antes de iniciarse en el mundo de la moto.
  • Y aun siendo destacables las citadas, si hay una ventaja que valoran los usuarios de scooters de tres ruedas es la seguridad que transmiten. En este sentido, disponer de un vehículo con tres puntos de apoyo sobre el asfalto transmite mucha más confianza. Y en comparación con los modelos de dos ruedas, las probabilidades de sufrir una caída por deslizamiento del tren delantero son menores.
  • Además, son mucho más estables al circular sobre la pintura de la señalización horizontal, las tapas de alcantarilla, las rejillas de ventilación o los firmes irregulares, algunas de las “trampas” que los motoristas deben sortear en sus recorridos urbanos.
  • Asimismo, gracias a la adopción de sofisticados sistemas de suspensión, los scooters de tres ruedas se muestran más aplomados tanto en las curvas como en las rotondas. Y para optimizar su motricidad, el equipamiento de algunos modelos incluye control de tracción, elemento de seguridad activa que contribuye a evitar accidentes.
  • Continuando con esta última, la frenada en un scooter de tres ruedas es más eficaz sobre firmes deslizantes o ante una detención brusca, supuestos en los que la parte delantera del vehículo tiende a “hundirse” menos. En este capítulo, al igual que sucede con los scooters de dos ruedas, las unidades que se ajustan a la norma Euro 4 cuentan con sistema de frenada combinada (CBS) o sistema antibloqueo de frenos (ABS).
  • Finalmente, ya que nos hemos referido a la suspensión, algunos scooters de tres ruedas han sido dotados de un estabilizador que evita tener que poner los pies en el suelo cuando el vehículo está detenido –por ejemplo, ante un semáforo en rojo–.

¿Qué desventajas tienen los scooters de tres ruedas?

Como hemos visto, los beneficios de los scooters de tres ruedas son muchos, de manera especial los relacionados con la seguridad. Pero también presentan algunos inconvenientes que deben tenerse en cuenta tanto a la hora de conducirlos como de comprarlos:

  • Uno de ellos es el peso. Como ejemplo comparativo, un scooter de dos ruedas con motor de 300 cc puede pesar en torno a 180 kilos, mientras que uno de tres ruedas equipado con un propulsor similar supera los 200 kilos. Y esos “kilitos de más” se notan al circular a baja velocidad, aunque no tanto en el consumo.
  • También hay que considerar que la incorporación de un eje con dos ruedas incrementa el número de componentes. Por lo tanto, el desembolso en concepto de mantenimiento y reparación de averías en un scooter de tres ruedas es mayor.
  • Finalmente, el precio siempre ha sido considerado un argumento en contra de los scooters de tres ruedas. Sin embargo, comparando modelos de similar cilindrada, algunos scooters de dos ruedas son más caros que los de tres. Así pues, la tarifa está empezando a dejar de ser un inconveniente.

Los scooters de cuatro ruedas reclaman protagonismo

Y dentro de la diversificación que está experimentando el mundo de la moto, en los últimos tiempos han empezado a cobrar protagonismo los scooters de cuatro ruedas, que aportan las mismas ventajas que los modelos de tres y, además, suman beneficios específicos. Por ejemplo:

  • Los scooters de cuatro ruedas transmiten mucha seguridad tanto a los motoristas expertos como a los que se animan a cambiar el volante por el manillar. En este caso, contar con dos ruedas motrices en el eje trasero brinda un plus de adherencia que se traduce en un mayor aplomo.
  • Este último también es patente en tramos “off road”. Obviamente, el comportamiento de un scooter de cuatro ruedas en dicho escenario no es similar al de una moto de enduro, pero algunas versiones facilitan realizar incursiones fuera del asfalto. Otra característica que dice mucho de su versatilidad.
  • Y entre los pros de los scooters de cuatro ruedas figura su exclusividad. En la actualidad, la oferta existente no es tan variada como la de los modelos de tres ruedas, un hecho que los convierte en vehículos más peculiares y con un estilo claramente diferenciador.

Ciertamente, quienes tienen la oportunidad de conducir un scooter de cuatro ruedas hablan maravillas de este concepto multifunción. Pero como sucede con todos los vehículos, también presenta aspectos mejorables o no del gusto de todos los usuarios:

  • Para empezar, frente a los modelos de tres ruedas, las dimensiones y el peso de los scooters de cuatro ruedas son mayores. Tanto es así que sería más apropiado referirse a ellos como “todocaminos” o SUV –haciendo un símil con la terminología empleada en el sector del automóvil–. Y ese incremento de las dimensiones y del peso condiciona su maniobrabilidad a baja velocidad.
  • Como sucede con los scooters de tres ruedas, la altura del asiento respecto al suelo es elevada. Por ello, los scooters de cuatro ruedas no son muy aptos para conductores con una estatura por debajo de la media.
  • Como se ha comentado en el apartado de las ventajas, los scooters de cuatro ruedas son muy exclusivos al no existir una gran oferta. Pero esa exclusividad también supone un inconveniente que dejará de serlo con la llegada progresiva de nuevos modelos tanto de gasolina como eléctricos.
  • Finalmente, el precio de un scooter de cuatro ruedas es mayor que el de uno de tres.

En definitiva, los scooters de tres y cuatro ruedas representan una alternativa de transporte muy interesante. Al igual que los modelos convencionales, facilitan llegar antes al destino y, al emitir menos emisiones contaminantes que otros vehículos, contribuyen a crear entornos más sostenibles. Y no menos importante: sus estándares de seguridad son especialmente apreciados por quienes se animan a conducirlos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania