Ya sea en coche o en moto, existen mecanismos que nos permiten hablar por el teléfono móvil mientras conducimos. Pero hacer uso de él es una distracción que puede dar lugar a un accidente de tráfico. ¡Conviene tenerlo en cuenta!

Al igual que sucede con el alcohol, la combinación entre conducción y uso del teléfono móvil es un cóctel muy peligroso que puede tener consecuencias fatales. Nos referimos a una distracción. Y, según la Dirección General de Tráfico (DGT), las distracciones son la causa de más del 30% de los accidentes de circulación. Por lo tanto, no hay que tomárselo a broma…

En el caso de los automovilistas –entre los que también se debe incluir a los motoristas que aparcan su moto y hacen uso del coche–, el VI Informe de Distracciones pone de manifiesto el incremento exponencial de actitudes peligrosas en el tráfico relacionadas con el uso del teléfono móvil. Y, entre otras ciertamente preocupantes, el estudio incluye las siguientes conclusiones:

  • El 96% de los encuestados afirma haber visto a conductores que hablaban por el teléfono móvil mientras circulaban con su vehículo. Y el 76% a conductores que, si bien no lo utilizaban para hablar, manipulaban o miraban el dispositivo.
  • Los entrevistados confiesan manipular el teléfono móvil mientras conducen para escuchar música (31%), emplearlo como GPS (25%), utilizar el servicio de mensajería instantánea (19%), leer correos electrónicos (13%), tomar fotografías o vídeos (12%) o hacer uso de las redes sociales (12%). En el caso de estas últimas, el porcentaje llega a ser del 17% entre los jóvenes de 18 a 24 años.

Asimismo, el informe advierte de los riesgos que entraña para los peatones la utilización del teléfono móvil en la vía pública. Y aunque el estudio no haga mención explícita a los motoristas, también es preciso recordarle a este colectivo vulnerable que manipular este tipo de dispositivos mientras se conduce es muy peligroso.

¿CÓMO INFLUYE EL TELÉFONO MÓVIL EN LA CONDUCCIÓN?

Aunque no seamos conscientes de ello, en la DGT lo tienen claro: utilizar el teléfono móvil mientras se conduce es similar a circular bajo los efectos del alcohol. Si hacemos uso del móvil nuestras reacciones serán más lentas, no detectaremos todas las señales de tráfico y circularemos centenares de metros sin prestar atención a lo que sucede en la vía.

Este ejemplo lo resume a la perfección: un vehículo que circula a 120 km/h recorre unos 33 metros cada segundo; pues bien: si apartamos la vista de la carretera durante tres segundos por atender el teléfono móvil, recorreremos a ciegas una distancia superior a la de un campo de fútbol. Hablamos de entre 90 y 120 metros. ¡Una temeridad!

¿QUÉ DICE LA NORMATIVA SOBRE EL USO DEL MÓVIL?

Quienes no estén familiarizados con la normativa deben saber que la regulación del uso del teléfono móvil y otros dispositivos está reflejada en el Reglamento General de Circulación. Concretamente, en su artículo 18 (Otras obligaciones del conductor), el citado texto reglamentario deja claro que:

  • Con el vehículo en marcha, es incompatible la obligatoria atención permanente a la conducción con el uso de dispositivos como pantallas con acceso a Internet, monitores de televisión o reproductores de vídeo o DVD. En este punto, se exceptúa la utilización del monitor del GPS.
  • Está prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido.
  • Y también se prohíbe el uso durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando esta última tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

USO ILEGAL DEL TELÉFONO MÓVIL: ¿CÓMO SE SANCIONA?

Actualmente, el uso ilegal del teléfono móvil y los dispositivos contemplados en el Reglamento General de Circulación conlleva la retirada de 3 puntos del carnet de conducir y una multa de 200 euros. Pero en la DGT estudian endurecer estas sanciones. Tanto es así, que en la reforma de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial podría establecerse una pérdida de hasta 6 puntos del permiso de conducción.

Una decisión que, a tenor de los resultados de la octava edición del estudio Españoles ante la nueva movilidad, sería vista con buenos ojos por muchos ciudadanos. Según este estudio, el 77% de los encuestados considera que el castigo por usar el teléfono móvil mientras se conduce debería ser similar al impuesto por superar la tasa de alcoholemia.

¿CÓMO SE PUEDE UTILIZAR EL MÓVIL EN EL COCHE?

Por lo expuesto, lo mejor es olvidarse del teléfono móvil mientras se conduce. Así evitaremos distracciones y, si lo usamos ilegalmente, ser sancionados. Pero si debemos utilizarlo en el coche por motivos profesionales o para atender una llamada urgente, tendremos que emplear un sistema de manos libres homologado.

Como indica su denominación, el sistema de manos libres evita que manipulemos el teléfono móvil. Hoy en día, este sistema suele formar parte del equipamiento de serie de muchos automóviles. Y también existe la opción de instalar dispositivos de manos libres en un centro especializado, utilizar equipos portátiles o hacer uso de la conectividad Bluetooth a través del sistema de audio del vehículo.

INTERCOMUNICADORES DE MOTO: EN SITUACIÓN ALEGAL

En cuanto al mundo de las dos ruedas, los cascos con intercomunicadores facilitan contestar llamadas telefónicas, seguir las indicaciones del navegador, escuchar música o la radio y comunicarse con el pasajero de la moto u otros motoristas que se encuentren en su radio de acción.

Para muchos usuarios, los cascos con intercomunicadores de moto, al contar con altavoces integrados que no son exactamente unos auriculares, deberían ser considerados legales. Una opinión respaldada por abogados especializados en legislación y algunas sentencias judiciales a favor de motoristas que han sido sancionados por hacer uso de ellos.

Precisamente como respuesta a estas últimas, desde la DGT reconocen que los intercomunicadores de moto se encuentran en una situación alegal. Y el organismo ha mostrado su deseo de legalizarlos en el futuro. Hasta entonces, quienes los usen se arriesgan a que un agente pueda sancionarlos si interpreta que su uso incumple lo establecido en el Reglamento General de Circulación.

EN EL VEHÍCULO, LO IMPORTANTE ES LA CONDUCCIÓN

En definitiva, la conducción requiere toda nuestra atención. Y las distracciones, como el uso del teléfono móvil, son causa de accidente. Por ello, independientemente de si conducimos un coche o una moto, es aconsejable olvidarse de él y poner en práctica estos consejos para circular con seguridad:

  • Los mensajes, las noticias y cualquier tipo de información del teléfono móvil tienen que consultarse antes de ponerse a los mandos del coche o la moto.
  • Si vamos a conducir, es importante comunicárselo a nuestros principales contactos para que no nos llamen o mensajeen durante el trayecto.
  • El teléfono móvil no puede perturbarnos mientras conducimos. Debemos dejarlo en silencio y guardado en la guantera del vehículo o en un bolsillo de la chaqueta de motorista.
  • Si nos detenemos en un semáforo, nuestra vista tiene que fijarse en él para reanudar la marcha cuando se ponga en color verde. No se debe aprovechar ese tiempo para utilizar el teléfono móvil.
  • Aunque tengamos instalado un sistema de manos libres o usemos un casco con intercomunicadores que cuente con homologación europea, olvidémonos del teléfono móvil. Una vez aparcado el vehículo, podremos aprovechar para responder a las llamadas o los mensajes que hayamos recibido.
  • Y, sobre todo si estamos realizando un viaje, es conveniente recordar que la conducción es sinónimo de disfrute. Si disfrutamos conduciendo, respetamos las normas de circulación y evitamos las distracciones, nuestros desplazamientos serán mucho más seguros.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania