En vacaciones se realizan miles de trayectos cortos para ir a la playa o visitar un pueblo cercano en fiestas. Y los mismos suelen tener lugar en carreteras convencionales, en las que cada año pierden la vida casi un millar de personas. Por ello, conviene no relajarse y poner en práctica una serie de recomendaciones.

scooter para trayectos cortos

Cada año se registran millones de desplazamientos de largo recorrido en la red viaria española. Es algo habitual en los meses de verano, en los días de Semana Santa y también en los puentes que facilitan disfrutar de unas jornadas de descanso.

Pero, ¿qué sucede al llegar al destino? Aunque es cierto que algunos conductores deciden poner su vehículo a buen recaudo hasta la vuelta, un elevado porcentaje realiza trayectos cortos para darse un chapuzón en la playa más cercana o pasar un rato de diversión en las fiestas de algún pueblo.

LA PLANIFICACIÓN DEL VIAJE, ESENCIAL

Pues bien: en los trayectos cortos conviene no bajar la guardia. La gran mayoría de estos recorridos tiene lugar en carreteras convencionales. Y en este tipo de vías, que registran el 70% de accidentes de tráfico con víctimas, fallece en torno a un millar de personas cada año. Por ello, desde la Dirección General de Tráfico (DGT) brindan una serie de recomendaciones que ampliamos desde la Fundación AMV.

Aunque vayan a recorrerse pocos kilómetros es aconsejable consultar el estado de la circulación. Asimismo, conviene saber qué tiempo vamos a encontrarnos en el trayecto, ya sea a través de las aplicaciones de nuestro smartphone o del servicio MeteoRuta de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Igualmente, al igual que haríamos en un itinerario de largo recorrido, en los trayectos cortos es importante tener el teléfono móvil con suficiente batería. Y si no conocemos las carreteras por las que vamos a desplazarnos, un GPS nos será de gran utilidad. Pero, ¡ojo! Manipular dispositivos mientras se conduce es muy peligroso y se considera una infracción grave que conlleva la retirada de puntos del carnet de conducir.

CONDUCIENDO, NADA DE DISTRACCIONES

Precisamente, manipular un smartphone o un navegador es una de las distracciones más peligrosas. Al respecto, es preciso saber que las distracciones son la causa del 30% de los accidentes de circulación. Por dicho motivo, en los trayectos cortos no podemos relajarnos y debemos prestar atención a lo que sucede en la carretera.

RESPETAR LOS LÍMITES DE VELOCIDAD

Como hemos comentado anteriormente, los trayectos cortos suelen realizarse en carreteras convencionales. Y en estas vías, tras la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación, se ha establecido un límite de velocidad de 90 km/h para casi todos los vehículos.

Desde la Fundación AMV ya hemos explicado cómo influye la velocidad excesiva en la conducción. En el caso de las carreteras convencionales, muchos accidentes están relacionados con la velocidad excesiva, que, entre otros efectos, reduce significativamente el campo de visión y la capacidad de anticipación, acelera la aparición de la fatiga, aumenta las probabilidades de sufrir una distracción, etc.

Además de ser un riesgo, sobrepasar los límites genéricos de velocidad puede suponer la retirada de entre dos y seis puntos del carnet de conducir, una multa económica de hasta 600 euros y, entre otras, una pena de prisión de tres a seis meses.

VELOCIDAD ADECUADA A LA VÍA

Pero tan importante como respetar los límites de velocidad es adecuar esta última a las circunstancias de la vía. De hecho, desde la DGT hacen hincapié en que la velocidad adecuada debe ser considerada un factor protector frente a los accidentes de tráfico.

“Circular siempre a una velocidad adecuada a la situación a la que te encuentras puede evitar que sufras un accidente; y aunque este finalmente llegue a producirse, probablemente será de mucha menor gravedad que si hubieras estado circulando más velozmente”, observa el organismo dependiente del Ministerio del Interior.

MANTENER LA DISTANCIA DE SEGURIDAD

Y junto a la velocidad, en los trayectos cortos también se debe prestar especial atención a la distancia de seguridad. Y ello es así porque esta última nos debe permitir detener el vehículo por completo en caso de emergencia. Sin embargo, algunos conductores, lejos de mantenerla, circulan demasiado pegados al vehículo que les precede. Y en muchos casos, lo cual resulta preocupante, haciendo gala de un comportamiento intimidatorio.

No respetar la distancia de seguridad puede provocar un accidente de circulación. Y no mantenerla con el vehículo precedente es una infracción grave que implica la pérdida de cuatro puntos del carnet de conducir y una multa económica de 200 euros.

Igualmente, en los trayectos cortos no es extraño compartir la vía con ciclistas. Al adelantarlos hay que procurar dejar una separación lateral de, al menos, 1,5 metros para evitar desequilibrarlos o atropellarlos. No hacerlo supone cometer una infracción grave castigada con la retirada de cuatro puntos y una sanción de 200 euros.

CONDUCIR DE FORMA PREVENTIVA

Relacionada con la anterior, otra recomendación a poner en práctica en los trayectos cortos es conducir de forma preventiva o defensiva. La misma se basa, como hemos explicado, en mantener la distancia de seguridad con otros vehículos.

Además, los expertos recomiendan mirar lejos para anticiparse a posibles riesgos, utilizar los espejos retrovisores con el objetivo de tener una visión periférica, levantar el pie del acelerador si en algún momento se prevé un peligro y estar muy atentos al comportamiento de otros conductores para reaccionar correctamente y a tiempo.

USO DEL CASCO Y EL CINTURÓN DE SEGURIDAD

Se inventaron para salvar vidas. Nos referimos al casco homologado de los motoristas y al cinturón de seguridad de los automóviles. Pero, pese a su contribución a la seguridad vial, todavía hay conductores y ocupantes que no hacen uso de ellos, sobre todo en los trayectos cortos. Asimismo, si viajamos con niños en moto o en coche debemos cumplir la normativa para garantizar su seguridad.

Actualmente, no hacer uso del casco, el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil y demás elementos de protección obligatorios es una infracción grave que implica la pérdida de tres puntos del carnet de conducir y una multa de 200 euros.

ALCOHOL, DROGAS Y MEDICAMENTOS

Finalmente, no hay que olvidar que los trayectos cortos suelen tener como destino la playa o un pueblo vecino en fiestas. Y una vez en él, ¿tomamos unas cervecitas en el chiringuito o en el bar? Si somos conductores, siempre debemos tener presente que la ingesta de alcohol y/o drogas y la conducción representan un cóctel explosivo. Hablamos de una combinación muy peligrosa: en 2018, el 43% de los fallecidos en las carreteras españolas había consumido alcohol o drogas.

En cuanto a los medicamentos, hay fármacos que afectan a la conducción. Si estamos tomando alguno tenemos que preguntarle al médico sobre los posibles efectos que puedan tener. Y, por supuesto, no automedicarnos.

OTROS CONSEJOS A TENER EN CUENTA

Además de todo lo ya mencionado, en los trayectos cortos también hay que cuidar la vestimenta –nada de conducir con chanclas si vamos a la playa– y guardar todo lo que transportemos en los accesorios de carga de la moto o en el maletero del coche.

En definitiva, en los trayectos cortos está prohibido relajarse. Una distracción, superar los límites de velocidad, no usar el casco o el cinturón de seguridad, consumir alcohol y/o drogas, etc., pueden pasarnos factura. Las vacaciones son para disfrutarlas y, de regreso a nuestro domicilio, contárselas a nuestros familiares y amigos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una iniciativa de AMV Hispania